Featured Content

Armando’s Story

Armando’s Story

May 8, 2014

Trabaje por tres años y media en una gasolinera. Yo trabajaba 7 días a la semana.  Cada tres meses me daba un día de descanso y no días pagados cuando me enfermaba. Cuando yo estaba enferma yo tenía que ir obligado a trabajar porque el patrón se enojaba. Cuando iba a trabajar enfermo, yo me sentía cansado con ganas de no atender los clientes, con dolor de cabeza, y esperando que diera las 6 de la mañana para irme para la casa.  Yo trabajaba 46 horas y no me pago overtime, yo vine hacer un reclamo con el departamento de labor y lo que él se enojó y me despidió del trabajo.  En el 2007 mi esposa Silvia se puso enferma de la vista y tenía citas con el doctor.  Aunque sea cansado yo me iba yo decía a mi patrón que me diera permiso, él decía que no que por eso yo trabajaba de noche en el día tenía yo para estar con ellos.  Yo casi no dormía.  Cuando ella le hacían operación, yo salía a las 6 de la mañana, yo no más a las 7 nos íbamos a la operación, llegaba yo a la casa a las 7 de la noche y dormía yo 2 horas y me iba a trabajo. Porque el patrón no quería darme permiso para estar con mi esposa por cuidarla.  Yo decía no podía venir tal día porque mi esposa tenía la operación de la vista, y él me dijo que no. Entonces yo de si cansado del trabajo yo iba con ella.

Nunca la he dejado sola, he andado con ella allí, sus operaciones en las citas con los doctores, donde quiera, ando trayendo. Entonces un amigo me dijo, que si yo ganaba bien en la gasolinera, yo le dije que no, él dice porque no ganas bien si trabajas 7 días en una gasolinera paga más.  Entonces me dijo busca ayuda en el departamento de labor porque en 40 horas para adelante te tiene que pagar tiempo extra.  Eso fue cuando puse la queja con el departamento con labor. Y mi patrón me corrió y él me dijo Armando, eres un buen trabajador me gusta su trabajo, lo que no me gusto la queja con el departamento de labor.  Y me quede sin trabajo.  Me sentí mal porque es un dinero que me debe del overtime, no me lo está regalando. Lo necesitamos, incluso a veces y la verdad no tenía ni para la medicina porque la medicina es cara y yo pues en la  no ganaba bien.  El único con lo que yo comía con las propinas que a mí me daba.  Yo lo que quiero que hay una justicia para todos los inmigrantes porque no es justo como nos tratan, para todos, yo quiero una justica que haiga.  Por los patrones son los patrones pero a mucha gente le tratan mal, en gasolineras,  en  restaurantes, en factorías, en donde quiera, la gente le tratan mal. Pues a mi modo de pensar es que hay una ley ayudar a todos cuando uno se enferma, cuando uno tiene un familiar enfermo.  Hay que seguir luchando, si la unión hace la fuerza, eso sí es verdad.

“In 2007 my wife Silvia developed eye problems and had a lot of doctor appointments. I worked nights so that . . . I could be with my family [during the day] . . . [and] hardly slept. When my wife had her operations, I would leave work at 6am, leave the house with her at 7am and go to the hospital, [not returning home until] seven at night [to] sleep two hours before going to work . . . “

Comments

comments

Related Story Bank Articles

Similar Posts From Story Bank Category

No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Your data will be safe!Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.