From the Story Bank: Cinthya’s Story

[My son] had a seizure...I called my boss...He told me that he did not need me any longer.

Cinthya

Read The Full Story

Testimonio para los Días de Enfermedad Pagados - Cinthya

Buenas tardes. Mi nombre es Cinthya. Vivo en Brooklyn y soy miembro de Se Hace Camino Nueva York.  Por los últimos 13 años he sido trabajadora domestica y tengo dos niños. En el 2004 mi hijo se enfermó y estuvo internado en el hospital a causa de una convulsión por fiebre alta. Esa misma noche le llamé al señor con quien estaba trabajando y le dejé dicho en un mensaje de que no iba a poder ir a trabajar por que había tenido una emergencia con uno de mis hijos. Al otro día, le volví a llamar. Le di la opción de que mi hermana o mi mamá podían ir a hacer el trabajo por mí, pero él no quiso y me dijo que ya no me iba a necesitar más.

Sigo siendo trabajadora doméstica. Hace unos días doblé mi dedo en el trabajo cuando estaba limpiando detrás de un colchón. Aunque dolía mucho, terminé de trabajar. Pero después, ya no aguanté el dolor y me fui al hospital. Me dijeron que se habían roto los ligamentos del dedo y que tenía que hacer una cirugía. Pero le dije al doctor que no puedo hacer la cirugía porque tendría que tomar varios días para recuperarme. No puedo estar varios días sin trabajar porque tengo que proveer las cosas que mis hijos necesitan. Si dejo de trabajar una semana, no voy a poder pagar la comida, la renta y las cuentas de luz, gas y teléfono. Y no tengo el lujo de no ir a trabajar porque si falto varios días, voy a perder el trabajo. El doctor me dio una tablilla para poner en el dedo y me dijo de ponerle hielo. Me dijo que si no se mejore dentro de dos semanas, que tengo que regresar al hospital y hacer la cirugía. Pero si es así, no sé que voy a hacer.

Es por eso que estoy aquí para apoyar esta ley de Días de Enfermedad Pagados. Son emergencias que pasan sin que uno lo planee y como trabajadores necesitamos esa protección, de que se paguen los días de enfermedad. Muchas gracias.

(English)

My name is Cinthya. I live in Brooklyn and I’m a member of Make the Road NY.  For the last 13 years, I have been a domestic worker and I have two children. In 2004, my son got sick and had to go to the hospital because of convulsions due to a high fever. That same night, I called the man who I was working for and left him a message that I was not going to be able to work the following day because I had had an emergency with one of my children. The next day, I called him again. I offered that my sister or my mother could go and do the work for me, but he told me that he would no longer be needing me.

I’m still a domestic worker. Several days ago, I hurt my finger at work, while I was cleaning behind a mattress. Even though it hurt a lot, I finished working. Later, I couldn’t stand the pain anymore, and I went to the hospital. They told me that I had torn the ligaments in my finger and that I would need surgery. But I told the doctor that I can’t do the surgery because I would have to take several days off to recuperate. I can’t afford not to be working because I have to support my children. If I stop working for a week, I won’t be able to pay for food, rent, or the gas, electricity and phone bills. And I don’t have the luxury of not going to work, because if I miss several days, then I’ll lose those jobs. The doctor gave me a splint to put on my finger and he told me to put ice on it. He said that if it’s not better in two weeks, then I have to go back to the hospital and have the surgery. But if that happens, I don’t know what I’m going to do.